Marruecos continua la cada vez mayor lista de países que agradecen a los colectivos que están luchando en primera línea para curar y atender a la población , a veces a costa de su propia salud.