Correos ha presentado en la 38ª edición de la Feria Internacional de Turismo (Fitur), el sello conmemorativo dedicado a León, Capital Española de la Gastronomía 2018. Al acto han asistido el Presidente de la Sociedad Española de Gastronomía, Mariano Palacín Calvo, el Alcalde de León, Antonio Silván Rodríguez, y el Presidente de CORREOS, Javier Cuesta Nuin.

 

Tras las ciudades de Logroño, Burgos, Vitoria, Cáceres, Toledo y Huelva, ha sido León la elegida para sustentar el título de Capital Española de la Gastronomía para el año 2018. El jurado, integrado por profesionales de turismo, hostelería y comunicación y representantes del Ministerio de Agricultura y de Turespaña, se ha decantado por la ciudad leonesa, cuya candidatura se respalda en el lema ‘Manjar de Reyes’.

 

El sello que se ha presentado reproduce una ilustración del famoso rosetón de la fachada occidental de la Catedral de León, y algunos de los productos más significativos de la gastronomía leonesa, forman un mosaico de colores y sabores a modo de vidriera. Por un lado el queso de Valdeón, un queso de sabor fuerte que se elabora tanto con leche de cabra como de vaca o con una mezcla de ambas y se deja madurar en cuevas por un período largo. La cecina de León está catalogada desde 1994 como Indicación Geográfica Protegida. Esta cecina de carne de vacuno

es conocida internacionalmente y ha llevado el nombre de León por el mundo. Asimismo desde mediados del siglo XVII se empieza a cultivar en Ponferrada un tipo de pimiento que se secaba al sol para después ser asado, que posee la Indicación Geográfica Protegida “Pimiento Asado del Bierzo”. Por su parte, las alubias de la Bañeza comparten con los pimientos tan notable distinción. Existen distintas variedades de este producto, como son la Canela, la Plancheta, la Riñón y la Pinta.

En León existe una pequeña industria chocolatera pero muy grande en sabores. Chocolates que se pueden degustar en múltiples recetas o en una taza de chocolate caliente donde mojar unas mantecadas de Astorga. Las mantecadas son unos bizcochos de mantequilla esponjosos elaborados a partir de unos humildes ingredientes, con los que se consigue un producto de primera lleno de sabor.

El sello, que pertenece a la serie ‘Capital española de Gastronomía’, tiene un valor facial de 0,65 euros, una tirada de 200.000 unidades y reproduce el logotipo creado para la ocasión, el lema ‘Manjar de Reyes’.

Sus características técnicas son las siguientes:

  • Fecha de emisión: 17/01/2018
  • Procedimiento de Impresión: Offset
  • Papel: Engomado
  • Tamaño del sello:6 x 40.9 mm
  • Efectos en pliego: 16
  • Valor postal de los sellos: 0,65 euros
  • Tirada:000 pliegos

 

Otros sellos gastronómicos

Nuestros productos han sido homenajeados por la Filatelia española como un tesoro nacional a conservar. Es el caso de productos estrella como el aceite, el vino y el jamón ibérico, conocidos internacionalmente y tan ligados a nuestra idiosincrasia. El aceite está representado en un sello emitido en 1979 con ocasión del año oleícola internacional. Asimismo Correos ha emitido numerosos sellos dedicados al vino y a partir de 2002 han aparecido diversas series sobre las diversas denominaciones de origen de los caldos españoles. La primera serie se dedicó a las denominaciones de Rias Baixas, Rioja y Manzanilla. Otro producto estrella, el jamón, aparece en 2005, dentro de la serie Europa, en un sello dedicado al jamón de cerdo ibérico.

 

Asimismo Correos ha dedicado varias series a la micología a lo largo del tiempo. En la primera de ellas, emitida en 1993, se podían observar cuatro setas: la matacandelas, la oronja, la carbonera y el níscalo de sangre vinosa. Se ha emitido, además, una serie filatélica sobre alimentos originarios del continente americano y que fueron traídos a Europa por los españoles. En esta serie se representan el maíz, el cacao, el tomate, la patata y el pavo. También ha puesto en circulación sellos de productos provenientes de nuestros árboles. Naranjas, almendras, granadas, castañas y manzanas han aparecido en series como la de 1975 dedicada a la flora, o la de 1981, sobre la exportación española de este tipo de productos. Destaca una serie específica sobre la fauna piscícola hispánica que vio la luz en 1977, en la que se reproducen el salmón, la trucha, la anguila, la carpa y el barbo.

 

Correos ha emitido también un sello dedicado a uno de nuestros platos más tradicionales: la paella valenciana. El sello formó parte de una serie dedicada al turismo en 1988. Asimismo en 2013 se dedicó un sello a Burgos Capital Española de la Gastronomía 2013. El azafrán, junto al queso manchego, protagonizaron un sello dentro de la serie que homenajea a las denominaciones de origen, en este caso, fue en 2016 Castilla La Mancha la elegida, y dos de sus productos estrellas los protagonistas de la emisión.

 

Por último, en 2014 se emitieron dos hojas bloque con dos sellos cada una que representan la tradición y la modernidad. La dedicada a los productos representa un gran plato de lonchas de jamón ibérico y otro sello  dedicado a la flor mandarino y a su fruto. Esta hoja bloque incorpora en el dorso sensaciones de aroma y sabor del producto de innovación flor mandarino. Por su parte, la hoja bloque dedicada a la cocina tradicional y de innovación contiene dos sellos circulares, uno está dedicado al tradicional ajo blanco, y el otro sello a la creación del Bullí 350/ ajo blanco 1996. Esta hoja bloque incorpora en el dorso, sensaciones de aroma y sabor de la almendra, ingrediente principal del plato 350/ ajo blanco 1996.