El Museo Provincial de Albacete ha acogido esta mañana la presentación de una nueva emisión que  conmemora el centenario de  la plaza  de  toros de  Albacete.

El acto de presentación,  ha tenido lugar en el Museo Municipal, con la presencia de  la Ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal y García; la Secretaria General Técnica del Ministerio de Fomento, Dª Alicia Segovia Marco; el Alcalde de Albacete, Manuel Serrano López; y el Presidente de Correos, Javier Cuesta Nuin.

La Plaza de Toros de Albacete es  conocida como “La Chata”, y ya el historiador taurino José Mª de Cossío la calificó hace muchos años como “una de las más excelentes de España” en su monumental tratado taurino “El Cossío”. Entre otros elementos, destaca por la cantidad de festejos taurinos que celebra a lo largo del año, más que muchas plazas de primera categoría de España y Francia. Asimismo, como muchas otras plazas de nuestro país, y sin perder ni un ápice su esencia, este coso manchego es escenario de otro tipo de espectáculos como conciertos y festivales.

Esta vinculación tan estrecha entre el mundo del toro y Albacete se remonta hasta el siglo XVI, concretamente a un acta del cabildo de la ciudad datado en 1564, que menciona la celebración de fiestas de toros en el casco viejo del municipio. Pero hay que esperar hasta el siglo XVIII para ver construida la primera plaza con la que contó la ciudad, conocida en aquel momento como plaza de “Caulín”. Un siglo más tarde se edifica una nueva, en el año 1829, que es también derruida para dar paso a la actual plaza que fue inaugurada el 9 de septiembre de 1917 con toros de la ganadería de Fernando Villalón, lidiados por Rodolfo Gaona, José Gómez “Gallito” y “Saleri II”. Ésta se construyó siguiendo la corriente arquitectónica del historicismo, dentro de la cual se enmarca el estilo neomudéjar que deja su impronta en el edificio, reconocible en las torretas que circundan la plaza y en el portón de entrada con el arco en forma de herradura construida con piedra de Novelda.

Estos detalles se pueden apreciar en el motivo del sello que hoy se ha presentado, que pertenece a la serie Efemérides, y reproduce la fachada principal del edificio en una composición formada por una fotografía actual y una acuarela del pintor Julio Carrilero que, además de la fachada, muestra personajes de una época pasada.

La tradición taurina condensada entre los muros de la plaza pervive en la actualidad y se expresa en los numerosos y renombrados festejos que se celebran como la Feria Taurina de Albacete, la Corrida de Asprona, el Festival de Cottolengo y como no, en su afamada Escuela de Tauromaquia, una de las mejores de España. Esta tradición tuvo su momento culminante hace poco más dos años cuando tuvo lugar el I Congreso Internacional de Tauromaquia, celebración a la que CORREOS se sumó con un sello conmemorativo que se presentó en el Museo de Albacete. Esta ciudad ha sido cuna y escuela de lidia de matadores como Sebastián Cortés, o Manuel Jiménez Díaz “Chicuelo” y Dámaso González que han sido  homenajeados con sendos monumentos junto a la puerta grande de la plaza.

El sello que se ha presentado está impreso en Offset, en papel engomado. Su tamaño del sello: 40,9 x 28,8 mm y viene en 25 efectos por pliego. Su valor postal es  1,35 € y se ha realizado una tirada de  210.000 efectos.

Correos  ha emitido más de 30 sellos relacionados con el mundo taurino destacando entre ellos, los dedicados a las diferentes suertes de la lidia, como el “Toreo a Caballo”, la “Salida del Toril” o el “Brindis”. Otros, está dedicados a diferentes cosos que el tiempo ha convertido en leyenda como la “Plaza de la Maestranza” o la “Plaza de Béjar”.

Los matadores más reconocidos también han sido reconocidos en sellos  como los que inmortalizan  a “Paquiro” (1960), Juan Belmonte (1971), “Manolete” (1997), “Curro Romero” (2001) o Enrique Ponce, a quien durante la celebración de la Exposición Mundial de Filatelia, celebrada en Valencia en 2004, se emitió un tríptico de dos sellos y una viñeta, cuyos sellos representaban el lance del trincherazo y los encierros de Segorbe. La viñeta estuvo dedicada al diestro.

Albacete y su provincia, también han entrado en el imaginario filatélico a través de efectos postales como los dedicados a  las Lagunas de Ruidera, con dos sellos en 2005 y 2007, el Castillo de Almansa en 1966,  o el más reciente dedicado al pueblo de Alcalá del Júcar, emitido el pasado año dentro de la serie Pueblos con Encanto.

De la misma forma  sido también motivo de sello el Escudo de la capital (1962) o la Biblioteca Depósitos del Sol (2011), dentro de la serie Arquitectura y dos de las piezas más representativas que se han encontrado en  yacimientos arqueológicos de la provincia, como son la Dama Oferente (1974) y la Bicha de Balazote (2008).