Cantabria,  a través  del acontecimiento del Año Jubilar Lebaniego y del Monasterio de Santo Toribio de Liébana han sido protagonistas hoy de la actualidad filatélica española. Esta mañana  se ha celebrado la presentación del sello que conmemora el Año Jubilar Lebaniego 2017 y que forma parte de serie Efemérides. En el acto de presentación han intervenido el Obispo de la Diócesis de Santander, Manuel Sánchez Monge, el Superior del Monasterio de Santo Toribio, Juan Manuel Núñez Cid, y el Presidente de CORREOS, Javier Cuesta Nuin.

El efecto postal que hoy se ha presentado tiene una tirada de 260.000 ejemplares y un valor de franqueo de 0,50 céntimos. De papel engomado, impreso en offset, sus dimensiones son de 40,9 mm por 28, 8 mm.

El sello forma parte de un Pliego Premium, una pieza filatélica singular que enriquece la variedad, originalidad y calidad de las emisiones filatélicas, y que reproduce un detalle de la Puerta del Perdón que enmarca una serie de 20 sellos. En el pliego se reproduce un texto que explica que se denomina Año Lebaniego a cada año en el que el 16 de abril, festividad de Santo Toribio, cae en domingo y es junto a Santiago, Roma, Jerusalén y Caravaca de la Cruz, uno de los cinco lugares en el mundo en el que se celebra el año santo. Los logotipos de la conmemoración del Año Jubilar Lebaniego completan la composición. Por su parte, el sello representa en un primer plano la reliquia que ha hecho popular a Santo Toribio como lugar de peregrinación cristiana en los últimos siglos; el trozo más grande de la cruz de Jesucristo, el Lignum Crucis y en un segundo plano, aparece el edificio del monasterio de Santo Toribio.

Un poco de historia

La celebración del Año Jubilar Lebaniego comenzó el 23 de abril de este año con la preceptiva apertura de la Puerta del Perdón del Monasterio y actualmente esta tradición aúna el ritual católico, el fervor religioso y el viaje de peregrinación. Su origen se remonta al año 1512, cuando una bula del Papa Julio II otorgó la prerrogativa de la celebración del Año Jubilar Lebaniego, que hizo del Monasterio uno de los centro de peregrinación más importantes de Europa. El motivo de la bula papal fue la presencia en el monasterio del Lignum Crucis, reliquia que Santo Toribio de Astorga había traído de Tierra Santa, el trozo de la Cruz de Cristo más grande que aún perdura. Por esto mismo, a sus peregrinos se les conoce como “crucenos o cruceros”.

En la actualidad, el Año Jubilar ha sido calificado como ‘Acontecimiento de Excepcional Interés Público’ y con este motivo el Gobierno de Cantabria ha programado toda una serie de actividades religiosas y culturales con el fin de poner en valor, la importancia histórica, social y política y religiosa de la región de Liébana con el Monasterio de Santo Toribio como punto central.

Por otro lado, la celebración de este jubileo está asociada a la peregrinación a través del Camino Lebaniego, camino que vincula a los peregrinos del Camino de Santiago del Norte con esta peregrinación. De hecho, antiguamente no se concebía peregrinar hasta Santiago de Compostela sin pasar por Santo Toribio. Algunos de estos peregrinos finalizaban en el Monasterio su camino, en cambio, otros muchos continuaban hasta Santiago de Compostela a través de las numerosas rutas de enlace que, o bien atravesaban los Picos de Europa, o retomaban el Camino de Santiago o seguían la ruta Vadiniense. En este sentido, la Comunidad de Cantabria puede presumir de ser la única región del mundo que cuenta con dos caminos de peregrinación.

La emisión de este sello se une así al conjunto de actos y celebraciones que este año acercan el Valle de Liébana y su riqueza patrimonial, natural y etnográfica a todo el mundo con motivo de esta conmemoración de carácter religioso. Con la emisión filatélica, la red postal y los aficionados filátelicos darán impulso a este conocimiento.