La proyección de una película de corte ecológico –ayer, en la Casa Encendida, de Madrid-  fue una excelente oportunidad para que Modesto Fraguas, Director de Filatelia  de Correos, explicara a los espectadores que asistieron al coloquio posterior, cuales eran los propósitos actuales en los que se estaba moviendo el organismo postal público, imbuido en un proceso constante de modernización e innovación alrededor del mundo del sello.

La Casa Encendida está ofreciendo un ciclo de documentales que tienen como protagonistas las aves y las personas que, como profesionales o como aficionados, dedican parte de su vida a conocerlas y protegerlas. En la sesión del miércoles, el film  elegido  fue el norteamericano The Million Dollar Duck que nos cuenta un viaje humorístico y sentimental de seis artistas de la naturaleza que compiten para ganar el Concurso Federal del Sello del Pato. Se trata del único concurso de arte con jurado organizado por el Gobierno de los Estados Unidos y una de las herramientas de conservación más exitosas jamás creadas.

Modesto Fraguas y el biólogo y pintor naturalista, Juan Varela, departieron en un ameno coloquio su interés común en la preservación de la naturaleza y de los seres que la habitan, el arte y en el caso del Director de Filatelia, el servicio que puede dar el sello tanto en la concienciación por  la supervivencia de las especias en peligro de extinción como en las forma de ayudar para que no desaparezcan de la faz de la Tierra.

A propósito del prestigioso concurso del Sello Federal del Pato, que ha permitido al gobierno de los Estados Unidos invertir en la conservación de humedales y preservar especies autóctonas que de otra forma hubieran desaparecido, Fraguas, puntualizaba que se trataba, en este caso, de un sello fiscal, que se otorgaba como licencia para poder cazar, y aunque parezca un contrasentido ayudaba a conservar todos estos ecosistemas que permiten que continué regenerándose la vida en esos lugares. Esos sellos fiscales son como pólizas que permiten al Gobierno invertir esas tasas.

Los sellos de Correos son sellos postales de curso legal y su valor se invierte totalmente en el servicio que prestan. Sin embargo, el organismo público estudia los mecanismos que puedan permitirle ayudar a la sociedad y contempla para el próximo año poner en circulación una serie de sellos sobre ONGs en los que Correos pondría un porcentaje para igualar y lo destinaría a una causa social a través de las ONGs.

También destacó las series que desde 1971, cuando apareció “Fauna Hispánica”, ha dedicado Correos a este tipo de contenidos. La han continuado, “Medio Ambiente”, “Fauna y Flora”, y desde hace más de 20 años, “fauna en peligro de extinción”.

Otros conceptos que abordó durante el coloquio fue sobre los contenidos técnicos que presentaba el “concurso del sello del pato”, que, según Fraguas, se debía remitir a técnicas de impresión calcográficas o en offset. Correos –explicó el Director de Filatelia- utiliza cada vez más criterios menos conservadores, y actualmente emite sellos  con olor y sabor, semillas, chocolate…

Finalmente, era imposible no remitirse viendo esa película al concurso de diseño de sellos del correo español, “Disello”, que cumple este año su cuarta edición. Disello, al igual que The Million Dollar Duck, tiene un apartado general y juvenil, aunque su temática es actualmente libre.  En Disello, siete grandes empresas de diseño eligen al ganador. Y de forma curiosa, señaló Modesto Fraguas, el año pasado un ganador fue un dibujo de un elefante, que un concursante realizó como alerta para proteger a un animal que va paulatinamente desapareciendo.