Correos ha puesto hoy en circulación un sello dedicado al dibujante argentino Quino, dentro de su serie Humor Gráfico. El Vicerrector de Extensión Universitaria y Relaciones Institucionales: José Raúl Fernández del Castillo, y el Presidente de CORREOS, Javier Cuesta, han presentado el sello en la que fue antigua sede del diario Madrid.

Se reproduce en este caso una imagen de Mafalda contemplando el mundo y rodeada de distintos personajes del cómic mientras que en la parte superior aparece el propio Quino que parece mirar con orgullo el sello. Tiene un valor facial de 3,15 €, está impreso en offset y papel engomado y su tirada es de 180.000 ejemplares de la hoja bloque (115x 105.6 mm) con un sello (39.6 x 39.6 mm) por hoja.

El sello pertenece a una hoja bloque que recoge una serie de ilustraciones de distintos personajes de Mafalda, su obra más internacional. Manolito, Felipe o Libertad, junto con los padres de la protagonista entre otros, rodean el sello. Encima de él, una ilustración del propio Quino parece mirar con orgullo el sello que se le dedica, en el que se puede ver a la famosa Mafalda en una imagen recordada por todos, contemplando el mundo.

La tira de dibujos de Mafalda han aparecido durante todos estos años desde su creación en multitud de revistas y periódicos de América Latina y Europa y ya ha recibido el reconocimiento de otros correos especialmente latinoamericanos.

Desde siempre, Quino, alias utilizado por Joaquín Salvador Lavado Tejón, supo que se quería dedicar a dibujar. Tras comenzar sus estudios en la Escuela de Bellas Artes, se dio cuenta de que más que pintar ánforas y bodegones, lo que quería hacer realmente era humor gráfico. Y eso hizo. En 1954 publicó su primera página en el semanario Esto es de Buenos Aires. A partir de ahí, sus dibujos han aparecido y aparecen en publicaciones a ambos lados del Atlántico.

En 1963 publica su primer libro de humor, Mundo Quino, donde recopilaba dibujos de humor gráfico mudo. Más tarde, con motivo de una campaña publicitaria crea una serie de personajes cuyos nombres deben empezar por M. Al final la campaña no salió adelante, pero entre otras cosas, sirvió para crear su personaje más internacional, Mafalda. La niña que odia la sopa y que pone en duda el mundo de los adultos, apareció por primera vez en 1964 en el semanario Primera Plana de Buenos Aires y más tarde, el personaje alcanzó su fama en el periódico El Mundo, donde aparecía seis veces a la semana. Después vinieron libros y colecciones, hasta que en 1973 deja de dibujar a este personaje tan singular, pero sigue haciendo lo que mejor se le da, crear historias con un lápiz, un papel y un ingenio insuperable.