El Presidente del Patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, la Secretaria General Técnica del Ministerio de Fomento, Alicia Segovia Marco, la Presidenta de SEPI, Pilar Platero Sanz, y el Presidente de CORREOS, Javier Cuesta Nuin han presentado hoy el sello conmemorativo dedicado al 20 Aniversario y Bicentenario del Teatro Real.

 

Correos  ha querido poner en circulación este sello con el fin de  conmemorar el 20 aniversario de la reapertura de este templo de la música, después de años de rehabilitación arquitectónica, y 200 años de su fundación en 1818 por orden de Fernando VII.

 

El sello pertenece a la serie Efemérides. Reapertura del Teatro Real y forma parte de una hoja bloque troquelada y desplegable cuya dimensión es 105.6 x 79.2 mm. Reproduce la fachada principal del Teatro Real, que parece surgir del escenario del mismo teatro y al desplegar las pestañas que representan las cortinas y las butacas se puede ver el timbre completo, que además tiene un tamaño mayor al habitual. Tiene unas dimensiones de 85.8 x 61.1 mm, una tirada de 180.000 ejemplares y su valor postal es de 3,15€.

 

Fernando VII ordenó la remodelación de la Plaza de Oriente en 1817 y planteó la construcción de un teatro de la ópera donde anteriormente estaba el Teatro de los Caños del Peral. En abril de 1818 se colocó la primera piedra pero no fue hasta 1850 cuando el proyecto se hace por fin realidad. Tras un derrumbamiento en 1925, el teatro permanece cerrado hasta 1966, cuando vuelve a abrir sus puertas.

 

El Teatro Real ha acogido durante muchas temporadas a la Orquesta Nacional o la Orquesta Sinfónica de RTVE ya que por entonces era la única sala de Madrid habilitada para ello.

 

En 1984 se inicia una segunda rehabilitación para recuperar el teatro como sala operística y el 11 de octubre de 1997 reabre sus puertas con un programa doble en el que se representaba La vida breve y el ballet El sombrero de tres picos, ambas obras del gran Manuel de Falla.

 

Este acontecimiento tuvo reflejó en la filatelia que ya entonces emitió dos sellos con el título “Inauguración del Teatro Real de Madrid”, en impresión calcográfica. El primero con la fachada remozada del coliseo y el segundo con un retrato del tenor aragonés, Miguel Fleta, quien estaba representando la ópera Carmen de Georges Bizet cuando en 1925 fue clausurado el Teatro.

 

También el Teatro Real ha sido protagonista de más sellos. En 1992, coincidiendo con la Capitalidad Europea de la Cultura de Madrid, se emitió una serie filatélica de cuatro sellos con edificios culturales representativos de la ciudad como el Museo Nacional del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo Municipal y el Teatro Real.

 

Esta emisión fue muy especial y su diseño fue encargado al pintor, arquitecto y escenógrafo madrileño Sigfrido Martín Begué, quien combinó de forma magistral la arquitectura de los edificios representados con su particular estilo figurativo de motivos oníricos y simbólicos.