La Sociedad Estatal Correos y Telégrafos ha cumplido en 2016 trescientos años de existencia como institución pública .

Con motivo de este tricentenario  Correos, a través de su servicio filatélico,  ha  presentado a la sociedad los considerados mejores trescientos sellos y lo ha hecho con  la edición de una obra en tres tomos, que recoge la historia postal y filatélica desde 1716, momento de la creación de la Real Renta de Correos, hasta el año 2016.  Trescientos años y 300 sellos, una laboriosa apuesta que ha permitido poner en manos de coleccionistas y curiosos una obra  que pasará a la historia de la filatelia española.

La confirmación del éxito de este producto es que ahora, a punto de finalizar el año,  podemos  comunicar que las dos ediciones que se han realizado del libro se han agotado totalmente. Eso convierte a “300 años del correo en España”  en una pieza aún mas cotizada para todos los aficionados y coleccionistas al no contemplarse nuevas ediciones.

Recordamos someramente las características de esta obra irrepetible:

La edición  del libro consta de tres volúmenes, que recorren las tres centurias que van desde 1716 a 2016.

El primer tomo, abarca cien años en los que el sello no existía, pero esto no ha sido óbice para que se haya afrontado la historia de la prefilatelia, con sus porteos, sus marcas e improntas.

El segundo tomo, a caballo entre la prefilatelia y la filatelia propiamente dicha,  informa de cómo se produjo ese tránsito, sus consecuencias, los productos que fueron apareciendo en torno al sello y el nacimiento de los sellos conmemorativos, origen de la filatelia moderna.

Finalmente, el tercero de los volúmenes abarca la historia más reciente de nuestro país, que a través de los sellos ha sido narrada fehacientemente.

Las trescientas piezas filatélicas son protagonistas principales de las páginas de los dos últimos tomos.

Al tratarse de una celebración tan especial como un tricentenario, Correos, a través de la Subdirección de Filatelia, ha conferido  aún más valor a esta edición incorporando en cada uno de los volúmenes una hoja bloque, una prueba filatélica novedosa y un matasello especial.

Cada centenario y volumen contiene un sello emitido en hoja bloque con viñetas alusivas al correo y al telégrafo en cada centuria. Igualmente en cada volumen, contiene una prueba de artista en formato díptico, donde  se encuentra junto con la prueba,  el  sello de su centuria, elaborado en bronce (tomo I), plata(tomo II) u oro (tomo III).

Para completar el diseño, cada tomo cuenta con el sello que corresponda a su tiempo obliterado con un matasello exclusivo con tinta especial metalizada de color bronce (tomo I), plata (tomo II) u oro (tomo III).

En el primer tomo, el matasellos  reproduce una marca de franquicia que tenían concedidas las autoridades y que fue utilizada entre 1715-1738. El sello obliterado con este matasellos sólo podía adquirirse con la adquisición de esta colección.