Correos puso en circulación la serie Dinosaurios el 7 de mayo de 2015.  Ahora, el 30 de junio de 2016 se emiten cuatro nuevos sellos que recogen las imágenes de estos seres increíbles que desaparecieron de la Tierra hace más de 65 millones de años.

Ya el año pasado está serie presentó novedades técnicas en la impresión como fosforescencia, textura de escamas, 3 D y Realidad Aumentada. En esta ocasión se siguen sucediendo otras novedades dignas de reseñar.

Los dinosaurios que protagonizan la serie filatélica de este año son:

El Europelta, que se ha impreso con la técnica llamada impresión lenticular.

El Pelecaniminus cuya imagen se ha estampado con tinta holográfica

El dinosaurio conocido como Proa presentado en un Pliego Premium en 3D

Y por último el Turiasaurus, impreso con tinta termocrómica que cambia de color cuando se somete a cambios de temperatura.

Gracias Dr. Luis Alcalá, Director Gerente De la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel / Museo Aragonés de Paleontología, conocemos mejor las características de estos extraños animales prehistóricos que poblaron los bosques de Teruel, Burgos o Cuenca.

 

UPAEP

 

Europelta carbonensis

El Europelta nació hace 110 millones de años aproximadamente y se trata de un  tipo de dinosaurio anquilosaurio, es decir, acorazado. Era pequeño y se alimentaba de las plantas que crecían en la zona fangosa que era Teruel hace más de 100 millones de años. Justamente en Teruel, es donde se han encontrado los únicos restos que existen de esta especie.

 El Europelta fue un dinosaurio, fitófago y cuadrúpedo que habitó la Peninsula Ibérica durante el Cretácico Inferior (Albiense), hace aproximadamente entre 113 y 110 Ma. Este anquilosaurio mediría alrededor de 5 metros de longitud y pesaría en torno a las 2 toneladas. Poseía dientes en forma de hoja, robustas patas y costillas ampliamente arqueadas que proporcionaban una gran amplitud a su cuerpo, el cual estaba cubierto por placas dérmicas que formaban un escudo protector en toda la superficie dorsal.

El estudio de dos ejemplares de un dinosaurio acorazado del yacimiento Mina Santa María de Ariño (Teruel) permitió definir un nuevo dinosaurio anquilosaurio nodosáurido: Europelta carbonensis. Su nombre significa “Acorazado europeo del carbón”. Este dinosaurio se  conoce por abundante material, tanto craneal como postcraneal, y es el nodosáurido más completo de los hallados hasta el momento en Europa.

Europelta carbonensis es el nodosáurido más antiguo conocido en Europa y uno de los más antiguos del mundo. Probablemente es el antecesor del resto de los nodosáuridos europeos del Cretácico Superior. Pertenece al subgrupo de dinosaurios acorazados europeos denominado Struthiosaurinae y no tendría la maza al final de la cola que poseen otros anquilosaurios.

La aparición casi simultánea de nodosáuridos en Europa y en Norteamérica presenta importantes consideraciones paleobiogeográficas puesto que anterior a su descubrimiento se pensaba que Norteamérica se aisló por completo de Europa a finales del Barremiense (hace unos 125 Ma).

 

UPAEP

 

Pelecaniminus

El Pelecaniminus fue un dinosaurio terópodo ornitomimosauriano basal, que vivió en Europa durante el Cretácico Inferior (Barremiense), hace unos 125 Ma. El único ejemplar que existe fue encontrado en Cuenca en el yacimiento de las Hoyas (Cuenca) y se corresponden con la mitad delantera articulada del esqueleto, que incluye el cráneo, las vértebras del cuello, la mayor parte de las vértebras dorsales, costillas, esternón, la cintura pectoral, el miembro delantero derecho y la mayor parte del izquierdo. El estado de conservación es excepcional encontrándose fosilizadas incluso estructuras tan delicada como la piel.

El Pelecaniminus, tenía  2,5 m de longitud y 1 m de altura, y es el ornitomimosariano más antiguo que se conoce en el mundo y el único descubierto en Europa. Su cráneo es largo, estrecho y puntiagudo, con la presencia de ojos muy grandes y una cresta en la parte posterior o nuca. Poseía una mandíbula dentada, a diferencia de otros ornitomimosarianos, con unos 220 dientes minúsculos que tienen distintas formas según el lugar donde se encuentran, existiendo dos formas básicas. El estudio de su dentición ha determinado que era omnívoro.

 

UPAEP

 

Proa

El Proa es un inusual iguanodóntido basal cuyo rasgo más singular es la presencia de un pre-dentario pico único en su grupo por lo que fue descrito a finales de 2012 como un nuevo género y una nueva especie. Se conocen numerosos individuos de Proa, con variaciones en tamaño y, tal vez, en sexo. La mayoría de los huesos de su esqueleto está representada y destacan, por su rareza en el registro paleontológico, varios cráneos muy completos. Sus restos fueron encontrados en el Yacimiento de la mina de lignito Santa María, en Ariño (Teruel), en 2010.

Proa valdearinnoensis es una especie de dinosaurio ornitópodo que vivió durante el Albiense (Cretácico Inferior), hace aproximadamente entre 113 y 110 Ma. Fue un dinosaurio fitófago y su longitud se estima entre 7,5 y 8 m.

El predentario, o “pico”, de Proa valdearinnoensis es único entre los iguanodontios, pues los márgenes laterales convergen en un punto frontal, de modo que adquiere una forma triangular. En el resto de los iguanodontios, el predentario es arqueado, con un amplio margen rostral anterior redondeado. Esta morfología tan peculiar del predentario de Proa es una reminiscencia de otros ornitópodos no iguanodontios y sugiere que Proa, además de tener rasgos primitivos, tendría una alimentación diferente a la de los otros iguanodontios basales.

El nombre del género, Proa, remite a la semejanza del elemento esquelético más significativo en este dinosaurio -el predentario- con la proa de una embarcación. El segundo nombre de la especie –valdearinnoensis– hace referencia a La Val de Ariño, denominación tradicional de esta zona turolense caracterizada por su minería del carbón.

Proa valdearinnoensis completa el registro fósil de iguanodontios basales de Europa y es el más moderno -en cuanto a antigüedad se refiere- de los identificados en España. Su análisis filogenético (es decir, de parentesco) ha desvelado que su pariente más cercano sería Iguanodon.

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        UPAEP                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Turiasaurus riodevensis

EL GIGANTE EUROPEO

El Turiasaurus  fue un saurópodo con extremidades grandes y robustas, que vivió a finales del periodo Jurásico hace unos 145 millones de años. Parece ser que el Turiasaurus riodevensis pudo pesar unas 40 toneladas y medir unos 30 metros de longitud, superando el tamaño de cualquier otro dinosaurio encontrado en Europa y situándose entre los mayores supersaurópodos del mundo.

El nombre del género deriva de Turia, nombre de un río de Teruel, y del término griego sauros, que significa lagarto. El nombre de la especie hace alusión a Riodeva, localidad donde se encontraron los primeros restos de la especie.

Los primeros fósiles de Turiasaurus riodevensis fueron hallados en 2003 por paleontólogos de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis en un campo de labranza situado en las afueras de la localidad turolense de Riodeva. Posteriormente, tras la excavación y posterior estudio de los fósiles recuperados en Riodeva, el equipo científico de la Fundación Dinópolis publicó en 2006 Turiasaurus riodevensis como un género y una especie nueva de dinosaurio en la prestigiosa revista Science. Como resultado de este estudio científico, también se definió un nuevo clado de dinosaurios saurópodos, Turiasauria.

El esqueleto del Turiasaurus riodevensis está representado por abundante material: cráneo, dientes, vértebras cervicales, vértebras dorsales, sacro, vértebras caudales, costillas, huesos de la cintura escapular y pélvica, huesos de la pata delantera izquierda (húmero, radio, ulna, carpal, cinco metacarpos, falanges) y huesos de las patas traseras. Presenta características que le sitúan entre los eusaurópodos basales, como vértebras y costillas sin cavidades, dos falanges por cada dedo de la mano y el extremo proximal de la tibia comprimido mediolateralmente. Es el primer saurópodo gigante que pertenece a este grupo, ya que las otras especies de gran porte pertenecen a otros clados.