La serie ‘Arte Contemporáneo’ acoge desde ayer un nuevo sello, esta vez dedicado al pintor Eduardo Arroyo. La sala de exposiciones de la Oficina de Correos de Cibeles fue el marco escogido para la celebración del acto. Asistieron el  presidente de Correos  Juan Manuel Serrano, junto al artista Eduardo Arroyo y distintos representantes de la empresa postal .

Eduardo Arroyo nació durante la Guerra Civil, se educó en el Madrid de la posguerra, vivió en el exilio en Francia y en 1976 volvió a España a partir de la recuperación de las libertades democráticas, por lo que el artista  cobró protagonismo en el circuito artístico nacional tardíamente, a partir de la década de los 80.

Considerado uno de los principales representantes de la figuración narrativa que renovó la pintura europea a mediados de los años sesenta, Eduardo Arroyo es autor de una obra llena de referencias literarias y autobiográficas en la que se mezclan el humor, la crítica política y social y la fascinación por la cultura visual. Su primera vocación fue la literatura y, además de pintor y escultor, ha desarrollado también una fecunda carrera como dibujante, escenógrafo, ilustrador, diseñador de carteles y grabador. En el año 2000, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte le concedió la Medalla de Oro al mérito de las Bellas Artes.

La serie ‘Arte Contemporáneo’ acoge la obra de Eduardo Arroyo, polifacético por excelencia, que representa la continuidad de una identidad de artista que generaron las vanguardias de nuestro siglo, y a cuya configuración contribuyen decisivamente artistas españoles contemporáneos como Pablo Picasso y Joan Miró. En el caso de Arroyo, se trata de una identidad marcada por las pautas de comportamiento de “lo español”, lo que influye en su trayectoria creativa.

Actualmente sus obras cuelgan en los más reputados museos de arte moderno como el Museo Reina Sofía de Madrid, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, el IVAM de Valencia, el MACBA  de Barcelona, el Museo Nacional de Arte Moderno de París o el Moma de Nueva York.

El sello que se ha presentado hoy recoge una de las obras del autor, dentro de su serie artística titulada Parmi les peintres en la que los protagonistas, los pintores, van ataviados como auténticos dirigentes de la mafia, con el rostro indefinido cubierto con manchas de pintura que de alguna manera, recuerdan a mosaicos o vidrieras de colores vivos. Estos señores aparecen sin ojos, ciegos ante la realidad que viven.

Sus Características técnicas son las siguientes

  • Fecha de emisión: 14/02/2018
  • Procedimiento de Impresión: Offset
  • Papel: Engomado
  • Tamaño del sello: 82.7 x 65.7 mm
  • Tamaño de la hoja bloque: 105.6 x 79.2 mm
  • Nº de sellos por hoja bloque: 1
  • Valor postal de los sellos: 5 €
  • Tirada bloque: 180.000

Eduardo Arroyo ya ilustró un sello  en 2002 ; diseñó el logotipo realizado expresamente para conmemorar el centenario de la fundación del Real Madrid.

 

Otros sellos sobre arte contemporáneo

La filatelia española también tiene un lugar para el arte contemporáneo, empezando por Picasso, y cuyas obras son de las más reproducidas en sellos. Es de especial interés la hoja bloque que CORREOS dedicó en 1981, con motivo del regreso de El Guernica a España. Ese mismo año, la empresa postal y de paquetería también hizo un gran homenaje a Joan Miró, con la emisión de otro sello.

 

Desde 1980, CORREOS ha venido realizando su homenaje a nuestros pintores contemporáneos, comenzando por el que se dedicó  en 1986 a Juan Gris; el que una década después, en 1996, dedicamos a Antoni Tàpies; o los posteriores de 1999 a Vela Zanetti o a Luis Seoane, en 2003.

La serie sobre el ‘Arte Contemporáneo’, en la que se incluye este nuevo sello de Eduardo Arroyo, se inició en 2011. El primer año se glosó la obra de Antoni Tàpies -se pusieron en circulación cuatro sellos en una hoja bloque donde figuran cuadros de diferentes etapas del artista-; y en los tres años siguientes, CORREOS hizo su particular homenaje a Manolo Valdés (2012), Antonio López (2013) y Miquel Barceló (2014). Posteriormente, en 2015, se dedicó un sello a Eduardo Chillida, en 2016, a Jaume Plensa y el último, en 2017, al fotógrafo Alberto Schommer.