Se ha presentado el sello conmemorativo dedicado al 150 aniversario de la visita a España del Almirante David G. Farragut,  que fue un ilustre marino que desempeñó un papel crucial en la Guerra de Secesión y ostentó el cargo de primer contraalmirante, vicealmirante y almirante de la Marina de los Estados Unidos. Al acto de presentación han asistido la presidenta de SEPI, Pilar Platero; el director del Museo Naval, Fernando Zumalacárregui ; la presidenta de ‘The Legacy’, Eva García; y el presidente de Correos, Javier Cuesta .

Esta nueva emisión se ha hecho realidad gracias a una iniciativa de la Asociación ‘The Legacy’, cuyo objetivo es promover la cooperación para la mejora del conocimiento, la difusión y la enseñanza del legado histórico común entre España y Estados Unidos, y a la colaboración de SEPI y del Ministerio de Defensa.

El sello recoge una imagen de un retrato del almirante, y al fondo, un cuadro custodiado en el Museo Militar de Menorca titulado “Vista de la ciutat de Maho, prese de la part de Cala Rata”, datado en el S.XVII, que muestra una bella imagen del Muelle de Poniente en Mahón.

Características Técnicas

  • Fecha de emisión: 08/06/2018
  • Procedimiento de Impresión: Offset
  • Papel: Engomado
  • Tamaño del sello:9 x 28.8 mm
  • Efectos en pliego: 25
  • Valor postal de los sellos:55 €
  • Tirada: 180.000

Hace 150 años,Farragut recaló en Ciudadela (Menorca) ciudad natal de su padre donde fue recibido y aclamado por las multitudes y nombrado por el Ayuntamiento “hijo adoptivo” de la ciudad, como prueba de su “distinguido aprecio” a “tan bravo marino”, como prueba de su aprecio hacia él.

David G. Farragut, nació en Knoxville, Tennessee, en 1801, bajo el nombre de James. Hijo de Jorge Farragut y Elizabeth Shine. Su padre era capitán de un buque mercante de Menorca, y posteriormente, en 1766, emigró a Estados Unidos, en donde se unió a la causa revolucionaria y además, cambió su nombre por el de George Farragut.

Tras la muerte de su madre, James Farragut accedió a vivir como hijo adoptivo de David Porter, oficial naval amigo de su padre.​ Desde ese entonces, creció en una familia naval, como hermano adoptivo del futuro almirante de la Guerra de Secesión, David Dixon Porter, y el comodoro William D. Porter. En 1812, adoptó el nombre de David en honor a su padre adoptivo, con quién se fue a la marina a finales de 1810.

De la mano de Porter, Farragut comenzó como guardamarina a la edad de nueve años una carrera naval que se prolongó seis décadas en mares de medio mundo, si bien alcanzó la gloria con dos victorias decisivas en la Guerra de Secesión estadounidense. Pese a su procedencia sureña, Farragut consideraba una traición cualquier acto secesionista y tomó partido por los estados norteños de la Unión, presidida por Abraham Lincoln, frente a los meridionales de la Confederación, que proclamaron la independencia.

El 5 de agosto de 1864 participó en la memorable batalla de Mobile Bay (Alabama), último puerto abierto de la Confederación en el Golfo de México. Fue allí donde dicen que pronunció la frase más famosa de la guerra: “¡Al carajo los torpedos! ¡A toda máquina!”. Su popularidad fue tal que hasta Julio Verne se inspiró en él para dar vida al “comodoro Farragut” en Veinte mil leguas de viaje submarino.

 

La Armada en la filatelia

El compromiso que siempre ha tenido el correo español y la filatelia con la Armada se puede constatar en las numerosas emisiones que se les ha dedicado y que han reconocido efemérides, personalidades y hechos históricos. En este sentido, en 2016 se emitió un sello dedicado al 300 aniversario del nacimiento del científico, militar y marino español Antonio de Ulloa. Asimismo, la figura del ingeniero naval y científico, Jorge Juan también ha quedado plasmada en dos sellos, el primero en 1971 y el segundo en 2004.

En el año 2015, un sello conmemoró el Centenario de la creación del Arma Submarina Española, y en 1987 otro sello celebró el 450 Aniversario de la Infantería de Marina. Asimismo, un año antes, en 2014, presentamos el sello dedicado al 125 Aniversario de la botadura del Submarino Peral. España es, además, el primer país que emitió una serie postal dedicada al correo submarino en 1938.

Hace cuatro años, Correos presentó dos matasellos dedicados a dos buques emblemáticos de nuestra flota: el Buque Oceanográfico Hespérides y el Buque Escuela Elcano, acto que recuerdo con especial emoción pues se llevó a cabo en la cubierta del propio buque escuela. Por último, en 1979 se dedicó el primer sello al Día de las Fuerzas Armadas, en el que se representaban los tres ejércitos, Tierra, Aire y Armada y en años consecutivos se han emitido otros sellos que conmemoran este día.