Correos  ha puesto en circulación otra novedad tecnológica en pos de mejorar su servicio. Se trata en  este caso de una aplicación que agilizará y dinamizará su trabajo especialmente en el área de oficinas, aunque está en cierta manera relacionado con el mundo de los sellos.

La novedad consiste en sellos que llevan código de barras.  No tiene implicación directa para el coleccionista filatélico sino que la mejor operatividad se reflejará  en aspectos técnicos  para facilitar el trabajo de ventas del personal de oficinas. También redundará beneficiosamente en el cliente presencial que compre esos efectos postales ya que mejorará los tiempos de atención al cliente.

Una segunda lectura de las opciones que esta innovación presupondría para la gestión postal se  encontraría en las posibilidades, merced a esa código, de poder utilizarlo en otros procesos de información, almacenamiento o documentación.