CORREOS RECUERDA EL 30 ANIVERSARIO DE LA ADHESIÓN DE ESPAÑA A LA UNIÓN EUROPEA

 El Secretario de Estado para la Unión Europea, Fernando Eguidazu Palacios; el Subsecretario de Fomento, Mario Garcés Sanagustín; y el Presidente de CORREOS, Javier Cuesta Nuin  presentan hoy un sello que Correos dedica al 30 aniversario de la Adhesión de España a las Comunidades Europeas.

 El primero de enero de 1986, España, junto a Portugal, se unió a la entonces denominada Comunidad Económica Europea (CEE), hoy llamada Unión Europea, que pasó a tener 12 miembros. Se cumplen por tanto 30 años de su adhesión y CORREOS lo celebra con la emisión de un sello.

La filatelia española dejó constancia de este hecho con una emisión de cuatro sellos y un carnet con los cuatro efectos impresos verticalmente el 7 de enero de 1986.

Desde su ingreso en la Unión Europea, España ha ejercido la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión en cuatro ocasiones: en el primer semestre de 1989, en el segundo de 1995, en el primero de 2002 y también en el primero de 2010. La filatelia española glosó estas presidencias europeas con un sello en las dos primeras ocasiones y sendos efectos en los siguientes años.

En el año 2010, CORREOS recordó el 25 aniversario de la adhesión de España a la UE con la emisión de otro sello.

El que se presenta hoy, pertenece a la serie filatélica de Efemérides y contiene la característica propia de las emisiones dedicadas a la Marca España con la “ñ” en marca de agua que se realiza con la técnica de “golpe seco en hendido” es decir en relieve. Recoge en su composición el número 30 con los colores de las banderas española y europea, y una ilustración de Europa en el color azul que representa las huellas unidas que han dejado los países de la Unión Europea.

 Tiene un valor facial para tarifa A-2 y está impreso en offset, con una tirada ilimitada en pliegos de 50 efectos.

 

30-UE20160113_SEUE-1

 

Fernando Eguidazu, Secretario de Estado de la UE,  responde a Correos/Filatelia sobre la importancia de este aniversario

P-Este año se cumple el trigésimo aniversario de la  adhesión de España a las Comunidades Europeas, y Correos emite en  un sello conmemorativo. ¿Qué supuso en su momento esta adhesión para nuestro país y que balance se puede hacer de estos 30 años?

La adhesión de España a las Comunidades Europeas marcó el arranque del que sin duda ha sido uno de los mejores períodos de nuestra historia. Supuso además la culminación de la Transición, con el regreso a nuestro lugar natural en Europa.

Es cierto que en los últimos años hemos sufrido una crisis económica que ha generado cierta pérdida de ilusión entre muchas personas, no solo en España. No obstante, ello no debería hacernos perder la perspectiva: en pocos años, hemos  casi triplicado la renta per cápita nacional y hemos logrado converger con los países de nuestro entorno en términos de bienestar y progreso. Por otro lado, nuestra economía ha alcanzado un grado de internacionalización no conocido nunca antes.

En definitiva, es incuestionable que el balance de nuestros treinta años de pertenencia a la Unión es muy positivo. Prueba de ello es que, a diferencia de lo que sucede en otros países socios, en España el antieuropeismo es claramente minoritario en términos sociológicos y políticos.

P-Correos ha seguido, a través de la filatelia, los últimos acontecimientos relevantes que afectan a España en el panorama europeo. ¿Qué papel juega actualmente nuestro  país en este escenario? 

Desde su ingreso en lo que es hoy la UE, España ha dado múltiples muestras de su compromiso con el proyecto europeo. De hecho, sus aportaciones han sido relevantes en ámbitos tan diversos como el de la ciudadanía europea, la promoción de la diversidad cultural y lingüística y la profundización del espacio común de libertad, seguridad y justicia.

No hay que olvidar que fuimos además uno de los países fundadores del euro y hemos hecho aportaciones sustanciales a los planteamientos sobre la Unión Económica y Monetaria, proponiendo un enfoque gradual para completar la UEM y avanzar hacia una Unión fiscal plena, con un presupuesto común e instrumentos comunes de deuda.

De otro lado,  en el plano exterior, el papel de España ha sido determinante a la hora de impulsar las relaciones con América Latina y el Mediterráneo, dos dimensiones que, con anterioridad a 1986, tenían una presencia mucho menor en el entramado institucional de la Unión con terceros países, muy especialmente en lo que se refiere a Iberoamérica.